Inicio » Espumosos »Mil vinos » Actualmente Leyendo:

Nacidos para el sol

mayo 9, 2014 Espumosos, Mil vinos No hay Comentarios

Bajo el influjo tórrido del sol que inaugura el período estival, hacen su «agosto» los refrescos y la cerveza helada, seguidos de lejos por los vinos blancos y rosados fresquitos. Pero es todavía una temporada poco propicia para el cava, pese a tratarse de una bebida que siempre, tanto en invierno como en verano, debe tomarse fría. El vino espumoso, fresco y refrescante, con el cosquilleo travieso y desenfadado de su carbónico natural, debería conocer en los meses calurosos un aumento notable del consumo, como ocurre en otros países. Pues no, nuestro pernicioso hábito de consumo, hace que el favorable influjo de las altas temperaturas apenas tenga efecto beneficioso sobre los vinos espumosos.

Una de las bebidas más adecuadas para el aperitivo o los ligeros platos de la gastronomía estival, se ve condenada a la vida sonora pero efímera de las fiestas navideñas, donde es generalmente descorchada a los postres. Hay que hacer todos los esfuerzos necesarios para que esta aberrante situación cambie. No nos cansaremos de insistir en las virtudes irrepetibles de una bebida que es capaz de aunar la sutiliza y complejidad de unos aromas gestados silenciosamente en cada botella, en contacto con sus lías, con el impacto desenfadado y alegre de su burbujeante paladar. Y aprovechar el tirón de los cavas que, impulsados por la moda, se visten de rosa para ganar complejidad y consistencia sin perder su carácter festivo. Refrescantes pero no refrescos; jóvenes, pero no insustanciales; afrutados pero no artificiales. El mejor brindis al sol.