Inicio » Mil vinos »Rosados »Saber »Saber de vino » Actualmente Leyendo:

Los nuevos rosados. Con más cuerpo y sabor.

mayo 15, 2014 Mil vinos, Rosados, Saber, Saber de vino No hay Comentarios

Aquí estamos para presentarles el último rosado, un tipo de vino que no nos cansaremos de recomendar, y que se elabora cada vez más en diversas zonas y denominaciones de origen. Y a pesar de ello, se estima que el consumo de este estupendo producto es el más irregular de todos. Tan pronto parece levantar definitivamente el vuelo como pasa épocas en que desaparece prácticamente de las cartas de los restaurantes. Y no se lo merece, porque el vino rosado cumple una función insustituible en muchos casos. Habrá lectores que incluso consideren que realizamos un esfuerzo baldío, pero no nos cansaremos de proclamar que un buen rosado enriquece la diversidad organoléptica y aporta muchos valores enológicos al variado panorama del vino nacional.

El color más rosa de las variedades
En realidad es casi un lujo elaborar rosados, pues se utilizan desde el Tempranillo más expresivo a los dulces aromas de una Monastrell mediterránea, con virtudes tan parecidas y acentos tan distintos, dependiendo de la zona en que se elaboren. Vinos hechos de Bobal, plenos de fruta, de Listán, de Prieto Picudo, de Mencía o de las menos conocidas Trepat, Callet, o Manto negro, pletóricos de insulares recuerdos, tan originales como difíciles de hallar. Por supuesto, también encuentran su sitio los elaborados con variedades de fama mundial, aquellos cuyo solo nombre en la etiqueta enciende la curiosidad entre los consumidores. Me refiero a los de Cabernet Sauvignon, a los de Merlot, de Syrah, de Pinot Noir, algunos de ellos dotados de grandes cualidades para llegar pujantes al verano y continuar tan vivaces, como si fuesen inmunes al paso del tiempo. Pero de entre todos los sabores, de entre todos los colores más o menos rosas, más o menos pálidos o «retintos» se alza la Garnacha como la reina indiscutible de un vino joven y expresivo, sutil, fresco y encantador.