Inicio » Bodegas ejemplares » Actualmente Leyendo:

Remírez de Ganuza, ingenio y amor por la uva

junio 27, 2014 Bodegas ejemplares No hay Comentarios

Por Mariló González. Fernando Remírez de Ganuza, alma de esta bodega ubicada en Rioja Alavesa, es sin duda uno de los mayores expertos en viñas de esta Denominación. Es un hombre en búsqueda constante de la perfección y la calidad. Ha revolucionado no sólo el cultivo de la vid, sino también el modo de elaborar sus vinos pues ha desarrollado técnicas completamente innovadoras que resultan en vinos contemporáneos y de carácter fresco.

Lo mejor del viñedo

Para hacer un vino perfecto hay que tener la uva perfecta y lo primero es tener la mejor uva de Rioja. Las cepas del viñedo de Remírez de Ganuza tienen una edad promedio de 60 años. La vendimia se hace a mano y en la viña se realiza una primera selección: sólo entran a la bodega las uvas que estén maduras y sanas. Una vez ahí pasan directamente a un cuarto refrigerado a 5˚C, de esta manera la uva no empieza a fermentar antes de tiempo y se conserva a una temperatura ideal para la maceración en frío.

Selección

Cuando los racimos salen de este cuarto suben por un elevador a la parte superior de la bodega, donde los esperan un grupo de unas veinticinco personas preparadas con cofias, guantes y delantales, para someterlas a otros procesos de selección. Los racimos caen en varias bandas en las que se retiran las hojas, se eliminan los granos que se desprendan durante la caída de una banda a otra y se retiran las uvas que no estan maduras o con algún defecto. Al finalizar el proceso de selección, se lavan las uvas con mosto para eliminar el polvo.

Hombros y puntas

Después los racimos se dividen en dos: los hombros y las puntas. Los hombros se utilizan para los vinos Reserva, pues tuvieron más exposición al sol y por lo tanto maduraron mejor. Las puntas, que maduraron menos y tienen más residuos de polvo o de tratamientos fitosanitarios, se utilizan para los vinos jóvenes (maceración carbónica).

Los reserva

Los hombros pasan al despalillador, que remueve los racimos, y después caen a un depósito pequeño para la maceración en frío. Estos depósitos permiten una vez más, un control de selección, ya que cada depósito contiene diferentes partidas del viñedo y esto le permite vinificar las uvas de ciertas zonas del viñedo, de manera separada. Tanto la fermentación maloláctica como la crianza del vino se hace en barricas nuevas, lo que hace que el vino se suavice, tenga menos acidez y por lo tanto sea más redondo. Además se utilizan los hollejos (piel de la uva) de las uvas blancas para mezclarlos con los vinos Reserva y así potenciar más el color de los vinos tintos. La crianza de estos vinos es larga, y se hace en barricas nuevas de roble francés en un 80%

Transocho

Uno de sus vinos top es el Trasnocho. Para este vino se desarrolló un sistema innovador de prensado único. Se introduce en el depósito una bolsa de PVC alimentaria, que se llena de agua y así se exprimen los hollejos, liberando el 70% de vino que aún contienen. Este procedimiento tan sencillo es muy especial pues evita la fricción entre los hollejos y la oxidación del vino; como resultado se evitan aromas herbáceos y sabores desagradables. Lo que se hace en su bodega es algo único, fruto de la búsqueda incansable de lo mejor.