Inicio » Gourmet » Actualmente Leyendo:

El Final

octubre 31, 2014 Gourmet No hay Comentarios

Por José Ángel Sánchez-Aedo. El postre es la culminación sublime de una comida. Es la firma en una obra de arte. No entiendo a los que pasan de largo y lo desprecian. En alguna ocasión escribí que ningún restaurante valía la pena si no tenía buen pan y buen café. Pues eso. Ahora digo que también se necesita un buen postre para cerrar con broche de oro la comida.

Un amigo me decía que lo que más le gustaba de las películas era su final. Yo pensaba que se refería al desenlace de la trama, pero él se refería a la música que se escucha mientras pasan los créditos por la pantalla. Bueno, cada quien su final, lo importante es que ¡no te deprima! Y un buen postre nunca lo hará.

En fin, hablemos de postres.

¿Qué tal un Mil hojas con crema pastelera que fue inventado por error cuando una ayudante de cocina incorporó a la masa más mantequilla de lo normal y así nació el hojaldre o pate feuillatée ?

Los postres en la cocina francesa son espectaculares y cada región tiene el suyo propio, a cual mejor.

Por ejemplo la Crème Brûlée, tan conocida y popular, que significa crema quemada. La receta original se hace con crema, huevos, azúcar y vainilla. Diferente de la Crema catalana que se elabora con leche y se enfría, con lo que a mi entender pierde su valor. También hay quien dice que su origen es inglés, no sé.

Además en Francia antes del postre se ofrecen quesos y mira que ahí hay una extensísima variedad de los mejores del mundo.

Paseemos un rato por Italia. Un buen Cannoli siciliano no tiene precio. Cannoli significa tubo y de ahí viene el nombre de este popular e increíble producto de la repostería italiana. La receta original es con relleno de ricota, aunque en algunos lugares te lo dan con mascarpone. Se supone que es originario de Palermo, el mejor que yo he probado ha sido junto a la puerta de Messina en Sicilia.

¿Y qué tal un Tiramisú? Hay duda si nació en la Toscana o en el Véneto aunque todos coinciden que fue en el siglo XVII . Además del lugar de su origen, es curioso cómo algunos creen que es producto de un pastelero que lo elaboró por la visita de un noble y para otros nació en un burdel de Treviso… ¡Menuda diferencia! Lo importante es que sea bueno, «haiga» nacido donde «haiga» nacido, como decía el indiano. Se llamó Zuppa inglese en un principio.

Pasemos a España para disfrutar de unos Frixuelos asturianos también llamados Filloas en Galicia y que es un postre muy parecido a las crepas en donde la diferencia es el relleno: cremas, frutos rojos, etc.

El Brazo gitano tan conocido en casi toda la península y por supuesto, las Torrijas o Torrejas tan típicas en Navidad o en Cuaresma. Terminadas con miel o como a mí me gustan, sólo con azúcar.

Otro postre típico y muy popular de España en la época de Navidad es sin duda el Turrón alicantino, originalmente el Jijona de almendra (suave) y el Alicante de almendra entera y miel (duro), pero al que ahora se le han añadido diferentes sabores. Lo importante es que se elabore con almendra Marcona que es la mejor del mundo.

Y de México ¿qué podríamos decir? Es tan extensa la repostería mexicana que no terminaríamos el artículo. Chongos Zamoranos, Cajeta, Pan de elote, tamales, helados con sabores autóctonos, frutas de todo tipo, dulces típicos…. Interminable.

¿Y qué tal si el postre lo armonizamos con un buen vino? ¿O con los quesos?

A mí me encanta un buen Pedro Ximénez con higos o manchego curado, aunque un Sauternes francés, un Tokaji húngaro o un Riesling alsaciano no están nada mal para armonizar grandes postres. No nos olvidemos tampoco que Oportos, vinos Rosés , Astis, Ice Wines, Prossecos o Champagnes culminarían también una estupenda comida. Pero bueno al final, el final es lo que cuenta.