Inicio » Especial » Actualmente Leyendo:

Ocho Nobles Cepas Tintas

octubre 31, 2014 Especial No hay Comentarios

Por Mariló González. Sobre la vid americana se alzan las distintas variedades de Vitis vinifera, unas 600 en el mundo, pero no más de 100 son aptas para elaborar vino. No todas las variedades pueden aclimatarse a todas las regiones y cuando lo hacen, toman su personalidad específica del medio. Les presentamos 8 variedades tintas que se cultivan a nivel internacional,  dando origen a una amplia gama de vinos dependiendo de la zona, cultivo y elaboración.

Cabernet Sauvignon

Autóctona de Burdeos es una de las cepas más prestigiosas en el mundo. Las regiones con mayor cultivo de Cabernet Sauvignon son Francia, Chile, Estados Unidos, Italia, Sudáfrica y Argentina. Posee aromas frutales como cereza negra, grosella y mora. Además aromas a pimienta negra, tabaco, vainilla y flores. Fundamentalmente da vinos potentes, de gran estructura y cuerpo, ricos en taninos, ideales para la crianza en roble. Su fácil adaptación es la causa de que se cultive en casi todas las regiones vitivinícolas del mundo; el amplio rango de climas donde se cultiva es la causa de que sus características dependan de la zona donde se plante.

Carmenere

La Carmenere es una variedad de uva originaria de Burdeos que fue ampliamente cultivada en el siglo XIX, principalmente en el Médoc. Después del desastroso ataque de la filoxera se perdió su cultivo. Hasta hace poco la Carmenere se confundía con la variedad Merlot, pero en 1994 se observó que algunas vides de Merlot tardaban más en madurar. Los estudios revelaron que se trataba de la antigua variedad Carmenere. En la actualidad se cultiva en su mayoría en Chile, en donde se ha hecho un gran esfuerzo por convertirla en la uva insignia del país. La Carmenere es de carácter vegetal (pimiento, mentoles), con aromas a chocolate, frutos rojos y especias.

 

Malbec

Se cultiva principalmente en Argentina donde se ha convertido en la cepa insignia; el 75% de los viñedos son territorio Malbec. Conocida por sus vinos de gran cuerpo y sus sabores a frutos negros como zarzamora, mora, cereza negra y ciruela. También aromas a chocolate, cocoa, cuero y violetas. Dependiendo de su crianza en barrica tendrá toques ahumados que recuerdan al tabaco. Esta variedad es originaria de Francia, donde también se cultiva, pero con una pobre resistencia al clima y a las plagas, en cambio encontró un nuevo hogar en Mendoza, Argentina donde se adaptó de maravilla.

 

 

Merlot

Actualmente es la variedad más cultivada en Francia. En los vinos elaborados con Merlot destacan los aromas a frutos rojos; en boca, si el vino está bien hecho, se aprecian unos taninos redondos. Los vinos de Merlot serán diferentes dependiendo de la zona de donde provengan y por supuesto, de su vinificación: pueden ser intensos o suaves. En climas fríos tienen mayor estructura y más taninos. En climas más cálidos son más frutales y con menos taninos. El afamado Chateau Pétrus está hecho casi completamente con Merlot.

 

 

Nebbiolo

Esta variedad tinta se encuentra principalmente en el Piamonte y es la base del Barolo, el tinto de mayor prestigio. La Nebbiolo recibió el nombre de las nieblas que caracterizan a la región. A la vista su color es ligero. Los vinos de esta variedad son complejos, de alta acidez y tanicidad. Es importante mencionar que la acidez es muy importante para hacer vinos de alta calidad. Los Barolo y los Barbaresco tienen aromas perfumados, a rosas y cereza. Ambos dan vinos complejos, largos y elegantes. Los Barolo tienen una crianza de 3 años y los Barolo Riserva de 5. Los Barbaresco son de menor tanicidad que los Barolo y pasan 2 años en barrica y los Riserva 4. Algo excepcional en la cata de esta edición fue que los 4 vinos que probamos con Nebbiolo tuvieron «Nuestra Selección».

 

Pinot Noir

Variedad de Borgoña y Champage. La uva es ligeramente ovoide, de color violeta azulado fuerte, piel gruesa rica en materia colorante, pulpa jugosa; tiene un gran poder colorante, aunque los vinos suelen ser de color poco intenso pero muy bello. Es una variedad delicada propensa a las enfermedades en la viña, además su genética la hace susceptible a la mutación. En Francia encontramos los mejores vinos de Pinot Noir. Sus aromas frutales son de arándano, cereza y frambuesa. Su crianza le aporta aromas como vainilla, clavo, hojas húmedas, tabaco y caramelo. Es una uva de tanicidad media a baja y de buena acidez.

 

Syrah

Syrah o Shiraz es una variedad noble de Côtes-du-Rhône, base de los prestigiosos Hermitage. Ha alcanzado gran difusión en lo que se conoce como «Nuevo Mundo», principalmente en Australia donde se ha convertido en la uva insignia del país. Su color es más oscuro que el de la Cabernet y contiene altos niveles de antioxidantes que son muy beneficiosos para la salud. Sus vinos tienen aromas a mora azul, zarzamora y boysenberries. También tiene aromas a clavo, pimienta, menta, vainilla, romero, tabaco y humo. Los vinos son de gran cuerpo, intensos y especiados.

 

 

Tempranillo

La Tempranillo se cultiva principalmente en España, aunque también en Portugal, Australia, México y Estados Unidos. Se caracteriza por sus aromas a cereza, zarzamora, ciruela, tabaco, vainilla, clavo, regaliz y cuero. Los vinos de esta variedad son de buen cuerpo, de taninos firmes, de gran finura y carácter. Esta variedad es base tanto de vinos jóvenes como de vinos complejos y con largas crianzas. Su bajo nivel oxidativo la hace ideal para el envejecimiento en barrica. Su estructura y acidez dependerá de la zonda donde se cultive.