Inicio » Bodegas ejemplares » Actualmente Leyendo:

Gómez Cruzado, la «bodega boutique» del Barrio de la Estación

noviembre 12, 2014 Bodegas ejemplares No hay Comentarios

La Sierra Cantabria es el gran telón de fondo del paisaje riojano. Protege a sus siete valles de las inclemencias del tiempo, y ha creado un microclima muy favorable para el cultivo de la vid desde tiempos ancestrales. Basta un paseo por sus viñedos para que la tierra nos vaya contando su historia: nos encontramos con lagares prehistóricos, que son unas piletas excavadas en piedra, donde hace más de 2 mil años los hombres llevaban las uvas, las pisaban y obtenían el mosto en el mismo viñedo, para facilitar el transporte a la bodega. Otro elemento que nos revela esta profunda relación del hombre riojano con el vino son las guardaviñas, unas estructuras circulares de piedra que se utilizaban como refugio.

El vino de Rioja tomó impulso en el siglo XIX cuando los franceses desembarcaron en la región, empujados por la plaga de la filoxera que arrasó sus viñedos. En tierras riojanas encontraron una excelente materia prima y aportaron nuevas técnicas de elaboración francesas, con lo que este vino alcanzó una calidad y un prestigio universal.

EL BARRIO DE LA ESTACIÓN

En esa época se conformó un microcosmos que originó la mayor concentración de bodegas centenarias del mundo alrededor de la estación del ferrocarril, que sustituiría las caballerías como medio de transporte tradicional por los «caminos de hierro».

Bodegas y Viñedos de Gómez Cruzado fue una de las primeras bodegas en nacer en este enclave en 1886, y hasta hoy se mantiene fiel a sus principios de elaborar un vino fino de Rioja, siempre cuidando con especial atención el corazón del proyecto: los viñedos.

EL VIÑEDO

Actualmente, la bodega controla 50 hectáreas en la Rioja Alta y en Rioja Alavesa, que son las zonas más frescas de la D.O., lo que conlleva a vinos con muy buena acidez y frescor, finos y con gran capacidad de guarda. Trabaja con proveedores históricos a los que asesora para primar la calidad mediante una viticultura tradicional y razonada que conserve el patrimonio del paisaje de las viñas viejas, el punto de partida para la calidad de un vino.

LA ELABORACIÓN

La calidad de los vinos es la suma de muchos pequeños detalles, todos suman y todos son necesarios, por ello en la bodega se apuesta por la mínima intervención, por el respeto al máximo de la tipicidad con el fin de conservar las características únicas de la uva que se ha adaptado al entorno. Para esto se realiza una selección fina y delicada del fruto.

Gómez Cruzado hoy en día es la «bodega boutique» del Barrio de la Estación, con una producción anual no superior a las 200,000 botellas, donde se respeta al máximo la peculiaridad de los vinos finos del lugar.

 

PANCRUDO

Gómez Cruzado estrena una edición limitada de vinos de «pueblo»,
fieles al terruño y al saber hacer de las gentes de algunas zonas virtuosas de Rioja.
«Pancrudo» es el primer exponente de la colección terroir, una Garnacha muy especial,
sutil expresión de mineralidad y fruta roja, de una zona fría donde los viñedos se
hincan en suelos arcillosos a más de 700 metros de altitud en laderas orientadas al Norte.