Inicio » Rosados »Vinos de primavera » Actualmente Leyendo:

La feliz moda del rosado

agosto 12, 2015 Rosados, Vinos de primavera No hay Comentarios

El rosado está de moda. Y no sólo en México donde todas las primaveras hacen su agosto estos vinos a medio camino entre el ser blancos y parecer tintos. En América ganan adeptos, aumentan los consumidores y gozan cada vez de mayor prestigio, tal vez alimentados por el poderoso impulso de los taninos, la irresistible ascensión del resveratrol, mágica sustancia que todo lo cura y que en los vinos tintos abunda. Tal vez por eso, los actuales rosados se cubren de color, aumentan de cuerpo, se llenan de sustancia hasta recordar aquellos claretes de Ribera del Duero o de Rioja que durante años fueron la forma habitual de beber vino tinto.

Año tras año, la calidad los rosados, antaño privilegio de los navarros, se expande como una gratificante mancha que ya cubre todo el mundo. Atrás quedan aquellos años, de penoso recuerdo, en los que el rosado era un fácil recurso de ignorantes, la salida cómoda de restauradores y sumilleres sin criterio -basta recordar aquella nefasta frase: «tómese un rosadito, que va con todo»- o una bebida impersonal con vocación de refresco. Por no hablar de los falsos rosados, mezcla vergonzante de tinto y blanco, que aliviaban los stocks de bodegueros poco escrupulosos.

Las cosas comenzaron a cambiar cuando en Navarra se gestaron, de la mano de Chivite, los primeros rosados de nuevo cuño, limpios, aromáticos, con más cuerpo y aromas intensamente frutales. La entrañable Garnacha se olvidaba de viejas oxidaciones, pesados gustos pasteleros, o sabores vegetales, para mostrar su impresionante y sugestivo perfume de fresa y frambuesa. Pero también estaban los rosados de Tempranillo en todas sus versiones, Monastrell, Listán, Bobal, y un largo etcétera de fabulosos varietales tintos.

Finalmente, la mejora se ha generalizado, y hoy es posible encontrar excelentes rosados en cualquiera de las zonas vitivinícolas, elaborados con casi todos los varietales tintos que hoy se cultivan, lo que permite al consumidor elegir, tanto en los meses calurosos como en el resto del año, un rosado para cualquier tiempo y momento.