Inicio » Historia del vino » Actualmente Leyendo:

El licor en China y los Siete Sabios del Bosque de Bambú

noviembre 27, 2015 Historia del vino No hay Comentarios

Carlos Iglesias. Donde quiera que se escuche el susurro de humanidad, ahí estará presente el vino en toda su excelencia cultural. No es de extrañar, pues, que en China el consumo de bebidas alcohólicas se hunda en los más remotos tiempos de su historia. En China se usaba el licor para libar por sus antepasados en señal de reverencia, o se disfrutaba con él mientras se componían versos o prosas, o para brindar en ceremonias familiares y reuniones de amigos durante las fiestas; no faltaba tampoco el licor entre los letrados chinos, y también era una parte inseparable de la vida del ciudadano común. Banquetes de antiguos reyes y emperadores no se realizaban sin la presencia de licores; y por esto no es de extrañar que muchos tipos de recipientes para el licor se convirtiesen en importantes objetos ceremoniales.

Las bebidas alcohólicas en China tenían su origen en la fermentación de los granos, de aquí que la abundancia o no de una cosecha de cereales determinara si el gobierno debía levantar o prohibir la manufactura de licores o debiera cobrar el impuesto sobre bebidas alcohólicas; de tal manera que, a través de los años, los licores se fueron relacionando gradualmente con la vida diaria y a incluirse en la carga tributaria del pueblo. Más aún, el territorio de China es vasto en extensión y rico en recursos. Hay algunas diferencias entre las cosechas, calidad del agua y técnicas de fermentación en cada área, por lo que existe una abundancia de licores que sobresalen por sus características regionales. De esta manera, el licor ha enriquecido la vida pintoresca del pueblo chino.

En la antigua literatura china existen abundantes referencias al origen de las bebidas chinas. La historia de Tu Kang haciendo vino considera que Tu Kang fue el primer hombre que hizo licor, y por tanto el verdadero Dios del Vino. Desde la Dinastía Shang (siglos XVIII y XI a.C), se generaliza el uso de granos para hacer licores, y las inscripciones en huesos y caparazones de tortuga, así como en objetos de bronce, registran en muchas ocasiones a personas adorando a sus antepasados con licor durante esa época, y atestiguan cómo el beber licores era algo muy extendido entre todas las capas de la población. Se ha descubierto, por ejemplo, el lugar de una destilería de esta época Shang en unos restos arqueológicos recientes.

Será en el Siglo III cuando se desarrollen técnicas para la fabricación de los licores de una forma progresiva, y cada región del país utilizaba diferentes tipos de grano para cultivar la levadura, lo cual significó un aumento de las variedades de licores y el progreso de la tecnología de producción del mosto. Esta tradición de licores de granos fermentados es una de las características particulares inherentes a las bebidas alcohólicas chinas.

Literatos, poetas y caballeros de las dinastías medievales Wei, Chin y Tang eran fuertes bebedores, y el licor ocupaba un lugar prominente o incluso fue lo esencial en las vidas de los Siete Sabios del Bosque de Bambú, conocido grupo de literatos de la Dinastía Chin. Tao Yuan-ming, destacado poeta de la Dinastía Chin, tenía un gran entusiasmo por el licor y «sus poemas estaban empapados con licor, y había poesía en su licor». En una detallada descripción del poeta de la Dinastía Tang, Tu Fu, los ocho famosos «inmortales del vino» de esa dinastía se presentan con poses de borracho y un completo elogio al entusiasmo por beber licor.